los mil caminos de la vida

Los mil caminos de la vida

los mil caminos de la vida

“Siglos de siglos y solo en el presente ocurren los hechos;

innumerables hombres en el aire, en la tierra y el mar,

y todo lo que realmente pasa me pasa a mí”.

de “El jardín de senderos que se bifurcan” de Jorge Luis Borges

¿Qué habría pasado si hubieras subido a ese tren?

¿Qué habría sido de tu vida si hubieras aprobado aquella asignatura que implicó que cambiaras de carrera?

¿Cómo sería tu vida si en vez de haberte hecho abogado te hubieras hecho ingeniero cuando en su momento no sabías por qué decidirte?

¿Dónde estarías ahora si no hubieras dejado a tu primer amor por esa persona más vistosa que prometía novedad ante el acostumbramiento y que duró lo que un suspiro?

¿Cómo sería tu día de hoy si no hubieras hecho aquel viaje que te abrió a un nuevo camino?

Leer MásLos mil caminos de la vida

Gracias por tantas cosas y hasta por lo que aún no he llegado a ver que merece agradecimiento

Gracias por tantas cosas y hasta por lo que aún no he llegado a ver que merece agradecimiento

Gracias por tantas cosas y hasta por lo que aún no he llegado a ver que merece agradecimiento

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me dio el corazón que agita su marco

Cuando miro el fruto del cerebro humano

Cuando miro al bueno tan lejos del malo

Violeta Parra

Gracias por las bendiciones que nos da la vida.

Gracias por encontrar la fuerza para expulsar las maldiciones.

 

Desde chiquito te enseñaron que es de buena educación dar las gracias.

Y es cierto, hay muchas cosas que te enseñaron de chiquito que eran buenas.

Y hay cosas que has practicado y otras que has desistido de hacerlas por mil razones.

Por ejemplo, porque quien te enseñaba aquello vivía criticando, injuriando y maldiciendo.

Bueno, perdona y sé consciente ahora de que por el ejemplo es como se aprende.

Así que conviértete en ejemplo, primero para ti y luego para tu descendencia y tus hermanos y vecinos y para quien te encuentres en el mercado y al cruzar la calle.

Leer MásGracias por tantas cosas y hasta por lo que aún no he llegado a ver que merece agradecimiento

acomodate-a-la-realidad-en-vez-de-querer-que-ella-se-acomode-a-ti-el-salto-de-consciencia

Acomódate a la realidad en vez de querer que ella se acomode a ti

acomodate-a-la-realidad-en-vez-de-querer-que-ella-se-acomode-a-ti-el-salto-de-consciencia

 

Se te va la vida creando tu vida ideal.

Se te acaban los sueños creando la vida de tus sueños.

Y por más que insistes e insistes no consigues hacer que las cosas sucedan tal y como las has planeado tan minuciosamente.

Y por más que tratas de manifestar como aprendiste nada se te da, o se ta da y se te quita.

Y por ello has empezado con lo más inocente de manifestar el deseo, pensar positivo, la ley de atracción y acabaste en la magia, la brujería, la hechicería y mejor no sigamos porque seguramente sabes de qué estamos hablando, y si no lo sabes mejor no quieras saberlo.

Y por más que sigues las recetas de los más grandes expertos, millonarios online –¿has verificado sus cuentas bancarias para ver que es cierto lo que dicen de sí y te invitan a hacer?–, agentes de éxito inmediato, maestros con verdades reveladas ni se sabe por quién, no has podido hacer ese cambio radical de tu vida en abundancia, prosperidad, fama y reconocimiento.

Leer MásAcomódate a la realidad en vez de querer que ella se acomode a ti

no-te-rindas-el-salto-de-consciencia

No te rindas

no-te-rindas-el-salto-de-consciencia

“No te rindas, aún estas a tiempo de alcanzar y comenzar de nuevo, aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, liberar el lastre, retomar el vuelo”.

Mario Benedetti

No te rindas.

No te rindas ni aún después de una auténtica rendición.

No te rindas después de perderlo todo.

No te rindas cuando hayas decidido que ya no hay oportunidades para ti.

Date un minuto más.

Ahógate en tus lágrimas.

Deshazte de angustia.

Vacía todo el dolor.

Y cuando no sepas más ni qué llorar ni qué doler, mira al frente, nublados tus ojos y camina tambaleante pero… no te rindas.

Leer MásNo te rindas

anclate-a-lo-positivo-siempre-que-sea-posible-el-salto-de-consciencia

Ánclate a lo positivo siempre que sea posible

anclate-a-lo-positivo-siempre-que-sea-posible-el-salto-de-consciencia

¿Y si la mentalidad positiva fuera como un músculo que pudieras entrenar en el gimnasio de la alegría?

Ánclate a lo positivo, a lo que está bien de cada cosa, a lo bello del entorno, a lo que te ilumina y da alegría todo el tiempo que te sea posible.

No te digo que veas todo positivo, que hagas el bobo y el distraído para no ver lo que ves y no es nada agradable.

No, te digo que cada vez que puedas te fijes en lo positivo.

Tampoco te digo que le quites la cara a los problemas, todo lo contrario, obsérvalos detenidamente, mira si hay algo rescatable o algo que esté en tus manos hacer.

Si no ves nada positivo, no pasa nada, obsérvalo así tal como es y toma acción en consecuencia.

Leer MásÁnclate a lo positivo siempre que sea posible

desenreda-los-nudos-deshace-los-lazos-el-salto-de-consciencia

Desenreda los nudos, deshace los lazos y camina lentamente abriendo de a poco el corazón

desenreda-los-nudos-deshace-los-lazos-el-salto-de-consciencia

Haz puesto un bonito lazo a tu corazón para entregarlo y ahora no puedes deshacer el nudo que ha quedado.

Desenreda los nudos, deshace los lazos y camina lentamente abriendo de a poco el corazón.

Y ten en cuenta empezar por el principio, seguir todos los pasos y no querer llegar antes del momento oportuno.

Y ten en cuenta ir haciendo todo a la vez, por pasos pero sin desatender lo que ya esté abierto de cada etapa o jamás empezarás a caminar.

 

Desenreda los nudos.

Esos que te aprisionan, esos que te bloquean el movimiento fluido.

Desenreda eso que dejaste atado solo por no saber cómo empezar a desatar y se fue enredando cada vez más, se fue haciendo una pelota.

Ve con paciencia.

Empieza con uno pequeño y siente la sensación de triunfo.

Y, enseguida, empieza con uno bien grande y desenreda un poco, y luego ya sigues otro día.

Desenreda aquello que haya quedado anudado o impedirán tu andar.

Desanuda suavemente con decisión, dolor y alegría.

Leer MásDesenreda los nudos, deshace los lazos y camina lentamente abriendo de a poco el corazón

recuerdas cómo fue tu primera vez

¿Recuerdas cómo fue tu primera vez?

recuerdas cómo fue tu primera vez

No recuerdes sabores, saborea.

No recuerdes la vida, vive.

¿Recuerdas cómo fue tu primera vez?

–¿Mi primera vez de qué?  –me preguntas lógicamente.

Tu primera vez de cualquier cosa, de cada cosa, de todas las cosas.

 

Recuérdalo, ponte a ello, cierra los ojos y déjate llevar por la sensación que encuentres. No juzgues, no busques que sea tal o cual cosa, simplemente siéntela.

 

¿Qué fue lo primero que te vino a la mente?

¿Cómo lo sentiste?

¿Te pareció lejano o lo viviste como si estuviera ocurriendo ahora?

¿Cuánto hace que no sentías eso mismo haciendo la misma cosa?

Leer Más¿Recuerdas cómo fue tu primera vez?

hoy-hay-un-regalo-para-ti-esperandote-en-un-jardin-el-salto-de-consciencia

Hoy hay un regalo para ti esperándote en un jardín

hoy-hay-un-regalo-para-ti-esperandote-en-un-jardin-el-salto-de-consciencia

Todos los días, todos, todos, todos, tienen algo especial que nos lo hace bendecir.

Aunque te inunde hoy la máxima desesperanza.

Aunque hoy sientas que no sabes nada y que nada es para ti.

Revisa bien, repasa el día, seguro que hay algo que se te ha pasado por alto.

Y es que sabes, no existe el dolor total o el sufrimiento final en los días normales.

Hablo de los días normales, no de aquellos enormemente excepcionales.

En los días normales, esos que pueden ser mejores o increíblemente peores, pero que, al fin y al cabo, no dejan de ser un día más, no existe la tragedia absoluta.

Leer MásHoy hay un regalo para ti esperándote en un jardín

hoy-disfruta-de-la-alegria-en-cada-hora-del-dia-el-salto-de-consciencia

Hoy disfruta de la alegría en cada hora del día

hoy-disfruta-de-la-alegria-en-cada-hora-del-dia-el-salto-de-consciencia

Si hubiera una palabra con la que elegir convivir toda la vida, posiblemente esta palabra sea alegría.

Aunque sea solo por hoy.

Si ves que te es imposible, agéndalo para mañana.

Si tampoco puedes, te lo escribes en algún lugar visible para hacerlo en esta semana.

La próxima ya no vale, ya sería una prolongación innecesaria de un simple ejercicio.

Aunque sea solo por hoy, haz este pequeño ejercicio que te propongo para experimentar la fuerza de la vida en su más ingenua y limpia expresión.

Practica la bendición y bondad de la alegría.

Leer MásHoy disfruta de la alegría en cada hora del día

¿Momentos difíciles?

Prueba estas 10 técnicas de regulación emocional. Un botiquín de recursos que te puede ayudar a superar momentos difíciles.

Información sobre protección de datos (RGPD): Responsable: Leandro Ojeda | Finalidad: Comunicación, envío de boletines e información solicitada y comercial | Legitimación: Tu consentimiento expreso | Comunicación: No se comunicarán los datos a terceros y estarán ubicados en nuestro hosting (Raiola Networks) y gestor de correos (Mailrelay) (ver política de privacidad en los respectivos enlaces) | Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad, olvido y olvido de sus datos | Contacto: info@elsaltodeconsciencia.com | Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

x
Insert Image

Suscríbete para no perderte ningún artículo.

Send this to friend